Adaptarse a los efectos del cambio climático lleva su tiempo

Más allá de exponer la lentitud de los avances en la lucha contra el cambio climático, la COP 23 que acaba de desarrollarse en la ciudad alemana de Bonn constituyé una interesante partida de ajedrez geopolí­tico a escala global. Bien puede pensarse que China resultá el gran ganador de esta contienda tácita, ya que supo mover sus piezas para consolidar su rol de nuevo lí­der ambiental del planeta. Estados Unidos, en tanto, fue el gran perdedor, cada vez más aislado y cuestionado en el plano interno (como lo demuestra el movimiento “We Are Still In”).

Independientemente de que la necesidad de mitigar (y, para paí­ses como la Argentina, de adaptarse a) los efectos del cambio climático está en boca de casi todos, la implementación de políticas públicas concretas en esa dirección no parece estar en manos de todos.

Se observa, afortunadamente, un creciente involucramiento en el empresariado. Pero la realidad es que el mundo aún está muy lejos de cumplir con los ambiciosos objetivos propuestos en el Acuerdo de Parí­s.

En el ámbito doméstico, debe resaltarse la postura del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, que junto con su equipo técnico redoblá sus metas a cumplir y presentó los resultados de sus primeras acciones en marcha. Adicionalmente, las autoridades dejaron en claro que la Argentina nunca fue un gran contaminante y que son precisamente las grandes potencias emisoras de gases de efecto invernadero las que deberán apalancar -con tecnologí­a y financiamiento- los planes de lucha de las economí­as menos desarrolladas.

Desde nuestro lugar, aprovechamos el cierre del año para agradecer la confianza y el acompañamiento de ustedes, nuestros seguidores, en cada una de nuestras distintas plataformas (revista, radio, web, newsletter y eventos).

Les deseamos lo mejor para 2018 y nos comprometemos a continuar ofreciendo la información más fiel y actualizada del sector durante la temporada venidera.

¡Felices Fiestas!